20 de febrero de 2006
Las Vanity Press en España
Los americanos llaman Vanity Press a esas editoriales en donde pagas por publicar. No voy a reirme de nadie, aunque creo que con un poco de sentido común se podrían evitar meteduras de pata.

Yo he tenido una experiencia con una de esas editoriales. Tenía yo 18 años y había terminado un bodrio vanguardista de 255 páginas mecanografiadas. Lo envié, sin complejos, a Planeta, Anagrama, Ediciones B, qué se yo. La verdad es que era la época de Mañas, Loriga y los "jóvenes" escritores. A otros tan aprendices como yo los acabaron publicando.

La cuestión es que cerca de mi facultad vi un cartelito que decía: "Buscamos escritores para publicar sus obras". Llamé por teléfono y me citaron en una planta baja de El Cabañal de Valencia. El Cabañal es el antiguo barrio de pescadores, en aquella época un nido de delincuencia y marginación. Ahora quieren derribarlo para alargar la Avenida Blasco Ibáñez hasta el mar.

El "editor" era un tiparraco alto y enjuto, con una barba gris muy espesa. Me hizo sentarme en un silloncito muy viejo y me explicó su negocio: había que pagar por publicar. La mayoría pagaban unas cinco mil pesetas por aparecer en un volumen colectivo de relatos. Luego los autores iban vendiendo por su cuenta los libros, entre amigos, conocidos y parientes. Me dijo que si cada autor vendía cien libros, rápidamente se agotaba una edición de 5.000 ejemplares. Claro, el libro tendría 50 autores.

Yo le enseñé mi novela y me dijo que no me aconsejaba publicarla, que me saldría por medio millón de pesetas.

Vi alguno de sus libros: el papel era como de periódico, y las tapas parecían las de una revista. Daba asco tenerlos en las manos. Me despedí de él y no volví nunca más.

Otra vez llamé a unos que se ofrecían a publicar mi libro si yo financiaba el 40%. No me gustó la idea y lo dejé correr.

Todo esto viene a cuento del artículo de Care Santos: "Jamais: una estafa". A esa editorial Jamais yo ya la conocía desde hace años, cuando el fraude comenzó a destaparse. En la revista Qué Leer han escrito bastante sobre ese tema.

Yo creo que el problema de la literatura son esas ambiciones desmesuradas de aprendices sin nada que decir. Yo mismo he caído en ese error, no me estoy metiendo con nadie. Alguien que apenas tiene técnica alguna cree que puede llegar a ser un García Márquez a poco que le publiquen y promocionen. Esta idea del "genio" sin técnica en contra de la norma general es tal vez la peor herencia de las vanguardias. Es algo que sólo hace daño a personas buenas que podrían disfrutar la literatura desde abajo, sin llevarse tantas frustraciones.

En EE UU se están dando casos también de agentes que aceptan leer el libro si se les pagan 400 €. Luego los autores se dan cuenta de que ese agente no representa realmente a nadie, su negocio es leer a noveles y cobrarles.

Aquí tengo que decir que la señora Antonia Kerrigan, reconocida agente en España, me quiso cobrar 100 € por leerse mi primera novela. Yo le dije que no. Lo que me olió mal es que ella ya había recibido mis fotocopias y podía haberlas hojeado. Si el libro le hubiese gustado, no habría venido pidiendo dinero.

Aunque esto de cobrarle a la gente por leer el libro se hace en EE UU y pronto se hará también aquí. Se trataría de pagarle el salario a la pobre persona que lee y filtra originales. No tengo nada en contra.

Lo que tenemos que solucionar es la opacidad de la industria editorial, el secretismo con el que funcionan. "Lamentamos informarle de que su manuscrito no encaja en nuestra línea editorial". En mi pueblo manuscrito significa "escrito a mano". Podrían poner: "no nos ha gustado". Sería también una buena idea hacer una jornada de "puertas abiertas" para los lectores, para que viesen las pilas de originales, las papeleras llenas, las cartas de rechazo, los informes de lectura y todo a la luz del día. Así tal vez se quitarían muchas vocaciones falsas.

15:28:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja