22 de enero de 2006
Tengo ganas de ir a Sveg
La novela que estoy leyendo está ambientada en Suecia. En concreto, en un pueblecito tirando al norte llamado Sveg. El protagonista trabaja en el sur y se desplaza hasta allí. Dice que nunca ha estado tan al norte.

Parece ser que Suecia es un país con casi toda la población concentrada al sur, entre Estocolmo y Gotemburgo. Pero tiene unos dos mil kilómetros de alto. Mirando el mapa, veo que hay igual distancia desde aquí a Colonia como desde el sur de Suecia hasta su extremo norte. Pero todo el país apenas tiene ocho millones de habitantes. Y esos ocho millones de habitantes, como sabéis, tienen una de las rentas per cápita más altas del mundo y un estado del bienestar que presta una igualdad social envidiable.

Un país realmente curioso.

Allí en la zona de Sveg, centro-norte de Suecia, se dice que las distancias son enormes. Los trenes ya no funcionan, todo el mundo se mueve en coche, en grandes todoterrenos. Utilizan unos potentes focos para ver los alces que se cruzan en las carreteras. Se pueden hacer doscientos kilómetros sin cruzarse con nadie. De hecho, ponen el controlador de velocidad, una especie de piloto automático, para no cansarse el pie del acelerador.

Para los que viven allí, hacer ciento cincuenta kilómetros para cualquier asunto es normal. Una de las casas de campo que aparece en el libro, que parece ser una antigua granja, tiene el vecino más próximo a diez kilómetros.

Los bosques son inmensos, muy espesos. Sobra, por supuesto el agua. Nieva seis meses al año, a veces incluso en septiembre o junio. El invierno es largo y muy oscuro. Hay demasiados suicidios en esos meses.

Según se desprende de la novela, allí la gente es mucho más cerrada aún que el sueco medio. Están tomando café dos que se acaban de conocer y ni se hablan. Hay muchos que están viviendo cuarenta años en el mismo sitio y no saben nada del vecino. Aparece uno que conoció a su novia a través de una revista de contactos. Supongo que otros lo harán por internet.

Es todo tan diferente, que me gustaría ir. A ver los paisajes, mayormente. Por supuesto, no a hacer amigos.



14:25:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

1 comentario:

Lola Viajera:
Yo quiero ir !!!
23 de enero de 2006 a las 06:30.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja