1 de enero de 2006
Periodismo, novelismo y otras neurosis
Leo en el blog de Julio Frank Salgado un comentario de un lector "desencantado":
Uno descubre que el periodismo no es vocacional, sino una ilusión de conseguir dinero y reconocimiento social al alcance de muy pocos, que siempre se queda en quimera para el resto. Antes de trabajar en medios nos tendrían que enseñar que somos la profesión más explotada y mal pagada que existe, y que siempre hay otro ?que lo hará gratis, trabajará más horas, y con una sonrisa, pues está aprendiendo?, antes de ir a engrosar las colas del paro. Aquí de poco sirve ser correcto.
Yo creo que este tipo de neurosis están aún por catalogar. Al menos, no he oído acerca de ellas en los medios. Se podría meter a las novelas y la obsesión por llamarse "escritor" en el mismo saco. Se trata de gente que tiene grabada a fuego en el cerebro una idea irracional, algo que no admite discusión: la felicidad está en el Periodismo o en las novelas, no hay otra salida. Todas las frustraciones de la vida acabarán cuando se consiga el triunfo en esas profesiones.

He dicho que son ideas irracionales porque no reaccionan ante una simple estadística: lo que ellos quieren de la vida es "casi" imposible de conseguir. En las novelas, podríamos hablar de uno de cada cien mil. En el periodismo, un campo algo más abierto, uno de cada mil. Y para de contar, no hay atajos.

Claro, ante el choque con la realidad, vienen los subterfugios, las coartadas, las claudicaciones. Y así encontramos a esos "periodista y escritor", "profesor y escritor", "quincallero y escritor", "carbonero y escritor". Se entiende que primero dicen cómo se ganan los garbanzos y luego lo que les hubiese gustado ser.

Una vez me dijo mi novia: "he ido a una entrevista de trabajo y me han preguntado hasta a qué te dedicas tú". Esto era en Alemania, pero resulta que el entrevistador era un inmigrante español. "Le dije que eras español y se interesó mucho, le dije que eras profesor y escritor". Yo pensé: "ya me ha tomado el capullo ese por imbécil". Le pedí por favor que dejase lo de "... y escritor" de lado. Yo soy un simple maestro de escuela. Pues bien, el tío ("Herr Garcia") le dio el trabajo. No pasaron dos días y ya la estaba acosando con comentarios sexuales. ¿Quién no puede robarle la novia a uno de esos infelices del tipo "... y escritor"? Por suerte, ella misma decidió largarse y García pasó la mano por la pared. Allí estará aguantando escarchas.

Y sobre los periodistas, ¿qué vamos a decir? Envían cientos de currículums, hasta que los llaman: "hemos revisado su solicitud, creemos que tiene un perfil interesante y queremos hacerle una oferta: ¿trabajaría usted gratis en horario flexible (cuando nosotros libremos)?". "Sí, gracias, me hace usted un gran favor, ahora podré aprender lo que en cinco años de facultad no pude: las teclas Ctrl+c y Ctrl+v".

Y si no, acabamos luego en esto: "yo soy periodista, pero trabajo en una oficina". Es decir, es secretaria pero se sacó un título inservible en "Ciencias de la Información".

Por eso, para la gente joven, me gusta más el deporte. Cuando uno cumple los 30 años y no juega en Primera División, se busca un trabajo honrado y da de comer a la familia. No va por ahí diciendo: "soy agente inmobiliario y futbolista".

13:07:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja