20 de enero de 2006
Los papeles de Salamanca y el Estatú
Después de darle muchas vueltas, he llegado a la conclusión de que los papeles de Salamanca y la palabra "nación" en el "Estatú" son algo de vital importancia.

Porque es de vital importancia que unos papelajos apolillados ocupen horas y horas en los medios y tengan en vilo a la población. Esto debe de significar algo muy gordo. Tal vez hayamos batido nuestro propio récord de idiotez, ya hemos llegado más lejos que cuando llamábamos a Fernando VII "el deseado" (para que luego nos diera por culo), o cuando enviamos a 80.000 jóvenes a servir de carne de cañón en Cuba.

Los papeles de Salamanca todavía no han derramado sangre (todavía), pero son aún más absurdos, más inútiles. A aquellos viejos que se habían puesto en la puerta para impedir el "robo a mano armada" yo les condenaría a que los leyesen enteros. Cuando fuesen por el folio 4.000 pedirían por favor que se los llevaran a donde fuese, con tal de no verlos más.

Ahora estoy viendo ese reportaje en la tele. Hay una anciana que dice que busca las últimas cartas de su padre. Y dice: "mientras me quede un soplo de vida, yo buscaré esas cartas".

¿Veis? Hay idioteces que en este país son de vital importancia. Es muy importante leer las cartas de aquel soldado, antes de morir, que seguramente dirían: "todo va bien, tengo muchas ganas de verte".

Pero es de aún más importancia la palabra "nación" en el estatuto catalán. Porque ese concepto es de una gran profundidad. Evidentemente, no es lo mismo "nación" que "nacionalidad" que "entidad nacional". Hay una gran diferencia. Si en el estatuto ponen "nación", entonces España se parte, se descompone, el ejército debe intervenir y empezamos otra guerra civil. Ahora bien, si ponemos "entidad nacional", el consenso y la concordia nos harán felices a todos. Esto es una cosa que hasta un hidrocéfalo de sonrisa perenne puede entender.

Y por eso, yo les diría a nuestros queridos padres de la Transición: cuando uno barre la casa y mete la mierda debajo de la alfombra, cree haber ahorrado trabajo. Pero cuando pasa el tiempo, la mierda se pudre, huele mal, crea infecciones y no deja vivir allí dentro. Y así, cuando la gente está podrida, de mala leche, hasta el vuelo de una mosca la hace enloquecer. Y eso es lo que nos está pasando. Gracias, Juanca.

15:02:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja