18 de enero de 2006
De ordenadores y cerebros
Hace tiempo que de vez en cuando me caliento la cabeza con un tema. Y hoy he estado explicando en el instituto el clima ideológico en el cambio del XIX al XX y me he vuelto a acordar.

Les he dicho esto: la religión nos había dado una imagen coherente del mundo y nos garantizaba un paraíso eterno. La ciencia vino a demostrarnos que Dios no existe, pero a cambio sólo nos ofreció placeres pasajeros, simples comodidades antes de que el tiempo nos machacara y nos matara.

Y esta es la idea que me persigue: ¿podremos algún día meter nuestros cerebros en un ordenador?

Hay una novela que se llama Ciudad Permutación que trata esa hipótesis, que por otra arte es recurrente en la ciencia ficción (por cierto, la traducción al español es de Pjorge). Dicen que literariamente no es muy buena, pero que Egan tiene un gran nivel de conocimientos. Creo que ya no es fácil de conseguir, pero espero leerla pronto.

Si me paro a pensar, se me ocurre que las neuronas no son más que una red. Una red muy compleja, es cierto. Pero esa complejidad le viene por su gran tamaño, no porque ocurra nada mágico. Una neurona con otra sólo puede hacer una sinapsis, una pequeña conexión eléctrica. El Yo y el libre albedrío vendrían a partir de un punto crítico, algo así como la formación de un remolino.

Esto me acojona.

Yo creo que la simulación de un cerebro humano se va a conseguir algún día. No tengo tan claro que se pueda hacer la "migración" desde un cerebro biológico a un ordenador. No en nuestro tiempo de vida.

Siempre nos quedará, por supuesto, la criogenización. Hay algunos que ya se congelan hasta al perro (hay un programa muy bueno en Documentos TV sobre eso). Pegad un vistazo a la web de la Sociedad Española de Criogenización. Estos no van de broma.

Pero revivir, una vez que te descongelen, otra vez con los achaques de la edad no me parece atractivo. Aunque tomásemos pastillas para modificar nuestros genes, el envejecimiento se retrasaría, se maquillaría, pero no se detendría. La misma utilización de las articulaciones, las neuronas o los dientes conlleva un desgaste. Claro, lo físico se podría solucionar con prótesis, pero lo mental no.

Yo creo que el paraíso será meter nuestro cerebro en el ordenador. Ahí podremos eliminar el espacio tiempo, ser eternos e infinitos.

Suena genial, ¿no? Pero me asalta ahora una duda. Imaginemos que consigo crear un ordenador con la potencia de un cerebro humano. Dado que la acumulación de potencia de cálculo no se va a detener, ¿qué me impide crear otro ordenador con la potencia de dos, tres, diez, mil cerebros humanos? ¿A qué tipo de ente daría lugar ese proceso?

Si una persona tiene mil veces más inteligencia que un ratón, ¿se podría crear informáticamente una inteligencia mil veces superior a la nuestra, que pudiese entendernos y controlarnos como nosotros hacemos con los ratones? ¿Crearía esa inteligencia estructuras ininteligibles para nosotros, como es para el carnero el motor del camión que lo lleva al matadero?

Voy a hacer caca.

14:37:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

1 comentario:

Anónimo:
Deberías ver "Serial Experiments: Lain".
Entonces sí que te entrarían ganas de hacer caca... aunque quizá se te quitaran las ganas de otras cosas (como de mantener la identidad de alguien a través de los ordenadores, las redes, o llámalo como quieras...).
18 de enero de 2006 a las 15:54.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja