22 de diciembre de 2005
Una semana entretenida
Ha sido como un sprint final antes de las vacaciones. Parece mentira, eran sólo cuatro días, dos de trabajo y dos de chorradas, y se me han hecho larguísimos. Los chavales estaban ansiosos, querían terminar, y costaba dar la clase. Yo procuraba que no se me notaran las ganas de salir corriendo.

El miércoles no hubo ya clases. Eran actividades extraescolares. Yo me apunté a una charla de un profesor de periodismo, ya jubilado. Sr. De Mora. Era muy amable y correcto, hizo un panorama general sobre los medios actuales a los chavales. No habló de internet. Luego le pregunté yo cómo estaba el mercado laboral, y tiró algún balón fuera. Dijo, en todo caso, que se cobra poco. Yo creo que eso es bastante, las nuevas generaciones, lo tengo comprobado, no están interesadas en trabajos mal pagados que den un dudoso prestigio social. En eso, son mejores que nosotros.

Hoy ha habido "claustro". Esto de claustro debería decir que estamos allí encerrados, pero en realidad algunos se han marchado antes de hora. Yo entre ellos. La directora ha hecho un discurso acojonante: que si somos un ejemplo, que si los padres están dándonos las gracias, que si todo se ha conseguido gracias a nuestro esfuerzo. Se creería Steve Ballmer con aquello de "developers! developers!". La verdad es que es una mujer muy mediocre, que apenas se trata con los profesores. Viene de la FP, no sé si de estética. El centro tiene un alumnado muy problemático, con familias hechas polvo. No entro a contar cosas porque hay que tener un mínimo de profesionalidad, pero se me ponen a veces los pelos de punta y no entiendo cómo los chavales sacan las fuerzas para venir a clase.

La directora ha hablado de un caso reciente: una profesora recibió una carta en su casa. En ella, un alumno describía cómo la iba a matar. Barajaba tres opciones: la primera era coserla a cuchillazos, la segunda rociarla con gasolina y quemarla, la tercera no la han llegado a citar. Se ha expulsado a ese alumno definitivamente. No tendrá ningún problema, podrá matricularse en otro centro enseguida. La madre lo defendía: "no llegó a cumplir su amenaza".

18:26:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja