16 de diciembre de 2005
Breve historia de los web logs
Los de los blogs somos muy dados a hablar de nosotros mismos. Nos gusta darnos importancia. Pero en esto, repito las divinas palabras: qui sine pecato es vuestrum, primus in illa lapidem mitat.

Voy a contar lo que recuerdo sobre los web logs:

Era el año 2001 cuando oí hablar de ellos por primera vez. Yo tenía ya página web y publicaba columnas de opinión formateando el HTML a mano. Leí algo sobre Blogger y encontré en el antiguo ODP una pequeña lista de bloggers españoles.

Lo que se escribía en aquel tiempo estaba siempre relacionado con la tecnología: programación, usabilidad, "arquitectura de la información". Había dos dogmas en aquella gente: cada entrada debía tener al menos un enlace, y había que publicar cada día.

El más veterano era Eduardo Arcos, que escribía en un dominio llamado Eduardoarcos.com. Él fue quien montó la página de Bitácoras.net, a la que te apuntabas con un e-mail y te ponían de forma permanente en la misma portada.

Claro, yo no me lo pensé dos veces: monté el blog y envié el e-mail. Tuve el número 24 en español, al menos según aquella lista (creo que bastante fiable).

Antes de continuar, me gustaría expresar una duda. Entiendo que la palabra "blog" es contracción de "web log", pero dudo entre dos posibles orígenes:
  1. Por un lado, están los archivos .log de los servidores: está el "error.log", que guarda errores, o el "web.log", que registra las conexiones http. Estos "web.log" son los que utilizan como base los programas de estadísticas, como por ejempo Urchin.

    El caso es que estos "web.log" son grandes archivos de texto con muchas líneas. Cada una de ellas corresponde a un archivo que se ha servido, imagen, texto, lo que sea. Lo importante es que ese archivo no se escribe de golpe, empieza por una línea y va creciendo paulatinamente. No hay límite en el tamaño.

    Claro, a mí se me ocurre que el primero en llamar "web log" a esto que escribimos debió de pensar en esos "web.log" y comparar el registro de lo que él había leído durante el día (los primeros web log eran sobre todo enlaces con breves comentarios) con el registro que hacía el servidor. Esto encajaría con el perfil de los bloggers fundadores: informáticos profesionales, mayormente.

  2. Pero hay otra explicación más sencilla: cuando los ingleses escriben un diario personal, comienzan siempre con "Dear Log" (Querido Diario). Entonces, no hay más que hablar: web log es "diario web" y en su origen se concibe ya como diario personal.

    Esto a mí no me encaja por lo que acabo de contar: los primeros web logs eran enlaces, no diarios personales
Sigo con la historia de los blogs españoles: fue cuestión de semanas que la cosa se extendiese. La segunda oleada de bloggers pertenecía a otros oficios: economistas, profesores, abogados, algún periodista. Básicamente seguían comentando lo que leían por ahí.

La gente más joven comenzó a contar su vida. A estos se les despreció en un principio. Se creía que tenía más mérito ir a copiar y pegar, o poner un enlace, que relatar experiencias o sentimientos. Pero en fin, unos por otros, los blogs personales fueron ganado lectores y sobre todo escritores. También comenzaron todos a poner comentarios de los lectores. Muchos dijeron que esa era la verdadera esencia de los blogs, pero yo creo que eso ya existía en los foros, en las listas de correo y en todos lados.

Se hablaba mucho de "la Comunidad". A mí esto casi me ofendía. Me parecía una secta. Pero ellos estaban muy contentos. La "Comunidad" era el colectivo de bloggers, que se iban enlazando unos a otros. No habría en esos meses más de mil en español y la cosa era dominable. Yo ya vi que la Comunidad tendría los días contados, porque el crecimiento era exponencial. Muy pronto la página de bitácoras.net no dio abasto, intentó jerarquizar la cosa por secciones, pero a mí me resultaba ya inservible porque las listas eran demasiado largas.

Estoy hablando ya del año 2002. Ahí comenzaron los periodistas a asomarse por la blogosfera. Tenían dos versiones: la opinión y el copiapega. Los de la opinión ganan de momento por goleada. Es siempre mucho más placentero opinar que buscar información. Pero el copiapega tiene algún ejemplo muy digno.

Entonces, ya nadie se acordaba de aquello de que había que poner enlace, actualizar cada día, etc. Salió Movabletype y muchos se lo fueron montando, por independizarse de Blogger.

El 2003, si no me falla la memoria, fue el año de los blogs periodísticos. Ya eran miles, algunos profesionales y otros aficionados. Los antiguos gurús, que lideraban la "Comunidad", iban en declive. Yo me iba cansando también de escribir y a final de año me paré. Hubo otros que dejaron la cosa en estado vegetal. Esto, al cabo de los años, cansa y desgasta. Al principio hace mucha ilusión, luego va aburriendo, y al final entra gente más joven, con más empuje, consigue más visitas y decides dejar paso.

En ese año 2003 se comenzó a exagerar el tema: que si el fenómeno bitácora era imparable, que si los blogs eran el periodismo ciudadano, que si la prensa de papel estaba muerta. Yo mismo escribí algo en ese sentido, pero yo pensaba en internet en general, porque los web logs son un fenómeno muy concreto, un cotilleo telemático. El periodismo profesional es otra cosa. Ya veremos cómo se desarrolla en internet.

Yo creo que el web log va bien cuando publica una sola persona, y el periodismo profesional va bien cuando colaboran muchas personas de forma cohesionada. Esto da para hablar más en largo otro día.

De momento, sigo contando. En 2004 estuve un tanto desconectado. Escribía aún en internet, pero eran cuentos literarios. En estos meses salió Google Adsense. Yo me apunté, pero vi que pagarían muy poco. Ahora lo tengo aquí porque he decidido darle una segunda oportunidad. Ya veremos lo que dura. Sin ánimo de pontificar, creo que los precios caerán más aún. El número de soportes aumenta de forma exponencial. Esto a mí poco me preocupa. Pero si yo fuera un periodista de televisión o el editor de un periódico, estaría acojonado. El coste de anunciarse va a ser cercano a cero.

Siempre será más barato montar una plataforma de publicación de blogs que un periódico. Y el número de lectores (de cosas que tú no escribes) es claramente mayor. Entonces, el mercado publicitario está sufriendo una mutación. Esto no creo que haga ricos a los escritores en internet, pero a ver si aparece algún profesional. Las condiciones ya están dadas, me parece a mí.

Aparte de eso, en 2003-2004 aparecieron los agregadores automáticos, esos que utilizan el RSS. No fue un cambio fundamental, pero al verlos me pareció que el diseño web ya estaba muerto. Afortunadamente. La gente lo que quiere es leer.

En 2005, pocas cosas han pasado. He estado bastante distanciado. Seguramente quien lea esto lo sabrá mejor que yo. Creo que poco a poco vamos a ir incluyendo más fotografías, vídeos y audio. Es cuestión de tiempo que los blogs sean multimedia. He sido muy defensor del texto, pero creo que la cosa no da más de sí.

Pero de momento hay que esperar: el ancho de banda de los lectores sigue siendo bajo, y los servidores cobran bastante si la tasa de transferencia es alta. A eso se une que Google Adsense no tiene publicidad para las fotografías o los vídeos aún. Habrá que ver lo que pasa. Yo no juego más a futurólogo, creo que está pasado de moda (aunque haya acertado algunas veces). Lo que va a venir, lo veremos todos muy pronto.

18:02:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja