3 de diciembre de 2005
Agosto en Wulfen
Hace ya más de un año que tengo una novia alemana. Algún día hablaré de ella. Los tres viajes que he hecho a Alemania me han hecho germanófilo. No he visto nunca gente más honesta y ciudades mejor organizadas. Allí me he dado cuenta de que muchas cosas que parecen utópicas pueden funcionar si se organizan como se debe.

Todas las fotos son del pasado agosto. Iba yo en chaqueta. Parece que la zona se vacía en verano.

El pueblo en el que estuve se llama Wulfen, tiene 2.600 habitantes y está en la zona llamada del Ruhrgebiet, en Renania del Norte-Westfalia. En esa provincia, entre Colonia, Düsseldorf, Bonn, Essen y algunas ciudades más reúnen el mazacote de población más grande de Europa.

Y los autobuses llegan en el minuto. Os lo puedo asegurar. Yo perdí unos cuantos hasta que me sincronicé el reloj.



Wulfen es un buen ejemplo del urbanismo alemán. En los años sesenta había un fuerte crecimiento de la industria, se decidió que hacía falta un nuevo polígono industrial en la zona, y junto con las fábricas pusieron también un pueblo nuevo. Hay dos redes de calles: una para coches y otra para peatones y bicicletas. Se puede ir andando o en bici a cualquier sitio sin tocarse con los coches. Y se puede meter el coche en cualquier zona, aparcar sin problemas, sin tocarse con las bicicletas. Aquí lo que se ve es la calle principal (aunque no lo parezca), que se llama Napoleonsweg. Al final está la plaza con sus centros comerciales. Los árboles que se ven son hayas, robles, chopos, tilos, algunos de trescientos años. Allí donde hay un trozo de tierra, allí crece vegetación. Llueve casi todos los días:



Esta es otra de las calles. Sólo los residentes pueden meter el coche para aparcarlo. Es todo peatonal. Las casas están separadas unas de otras, a veces hay sembrados o un trozo de bosque entre unas calles y otras. También hay un lago de más de un kilómetro. Esta zona en concreto la pasaba en bicicleta de noche algunas veces y tenía un aspecto fantasmal. Ponen la luz muy débil para no molestar a los pájaros y casi siempre al atardecer cae una fina lluvia.



Este río está cerca de Dorsten, una ciudad a diez kilómetros de Wulfen. Yo iba de un pueblo al otro en bicicleta por un carril al efecto. Ahí hay ya 75.000 habitantes, pero si sales a la calle después de las cuatro de la tarde, ya no los ves por ningún sitio.



Esto está justo al lado de ese río. Es un canal artificial. No sé si lo utilizan para transportar mercancías en barco. Qué diferencia con los ríos valencianos, que son barrancos secos:



Esto es ya entrando en Dorsten. Este pueblo es tal vez el más cómodo que he visto nunca. Tiene servicios de ciudad grande y tranquilidad de aldea.



Aquí la plaza principal de Dorsten. La foto la hice a las ocho o las nueve de la tarde y no había ni un alma. Ahí ponen algunos días mercadillo, otras veces hacen conciertos. Otro día, en ese mismo lugar, iban todos andando y empujando sus bicicletas. Yo no entendía por qué eran tan tontos y comencé a cruzar todo disparado encima de la bici. Un capullo se me abalanzó y me hizo parar, para explicarme en alemán (yo entiendo muy poco alemán) que debía ir a pie. Me molesté un poco, pero en fin.



Esto está muy cerca de la otra foto, también en Dorsten. Es un estilo de esos como de casa de chocolate:



Más Dorsten:



Y esto no sé qué pintaba ahí:



Esto es una ciudad llamada Recklinghausen, a unos 30 km. de Wulfen. Tiene 300.000 habitantes y está cerca de Dortmund. Pongo la foto porque no son las afueras, es la calle contigua al hospital. ¿Cómo consiguen tener tan poco tráfico? Pues viviendo más separados, no apiñados en ciudades mediterráneas, poniendo las oficinas fuera del casco urbano y organizando un transporte público que es el mejor del mundo:



Esto son casas como cajas de zapatos. Sólo planta baja. Son un poco feas, pero les gustan mucho a ellos, no tienes que subir escaleras y salen bastante baratas. El suelo allí no está muy caro:



Aquí los agricultores habían roturado la tierra después de la cosecha (trigo o maíz) y estaba todo lleno de cuervos comiendo gusanos:



Esto es el bosque de Wulfen. Hay kilómetros y kilómetros de sendas de tierra. Yo iba por ahí en bici. Están los árboles tan espesos que aunque llueva no te mojas:



Este camino es de grava prensada. Toda la zona es muy llana, pero aquí había una suave pendiente para embalar la bicicleta todo lo que se quiera:



Esta foto la hice desde una torre de acero de unos siete pisos. Es tan llana la zona que no tienen ningún sitio para vigilar los incendios. Por eso la construyeron:



Cuando vuelva a ir pondré más fotos.

13:05:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

3 comentarios:

Basic:
Hola,
la verdad es que coincido con tu opinión sobre Alemania: qué bien se han organizado y han despegado a pesar de padecer de los peores bombardeos en la 2ª GM!
En el sur se tiende al desorden pasional, pero eso sí, "en España se vive como en ninguna parte".
Qué visión más barojiana sobre España como enfermedad y Europa como remedio... pero, desde luego, no se va a ninguna parte con la mentalidad de Menchu (5 horas con Mario), que decía qué cabía aprender de unos extranjerotes... visitando Alemania, bastantes cosas.
Yo también he estado allí, y "flipé" cuando vi una señora que había cogido el bus para tirar residuos de plástico y cartón porque no tenía contenedores apropiados cerca de su casa. Eso sí es cuidar lo que se tiene, y lo que tanto cuesta conseguir.
5 de junio de 2006 a las 23:15.  

Anónimo:
Concuerdo, aunque prefiero Holanda. Los paisajes son muy parecidos, y también el urbanismo y la preocupación por el entorno. Y el respeto absoluto: tienen el país cruzado de autopistas, pero cuando estas tienen que pasar cerca de un núcleo de población colocan planchas para evitar las molestias del ruido de los coches. La naturaleza es fantástica, pero más fantástica es todavía la conciencia común de la gente. Hay zonas cerradas al público durante épocas del año para respetar periodos de cría de aves, y nadie lo discute. En Galicia, en cambio, todo un Parque Natural es asaltado literalmente por miles de turistas todos los veranos y que a nadie se le ocurra restringir esto porque saltan pronto los que hablan de "no detener el progreso".

El país entero está cruzado por rutas de senderismo, viejos caminos bien cuidados aprovechados para bicis, caminantes y caballos. Las ciudades mantienen la personalidad urbanística del país, sin bloques monolíticos y feos de hormigón. Elegante y agradable a la vista, ha sido un alivio vivir estos últimos meses aquí sin el feísmo que invade y domina las ciudades y pueblos de Galicia.

Lo que daría por que los imitásemos, aunque solo fuera un poquito... :(
6 de junio de 2007 a las 12:29.  

esculmad@hotmail,com jorge moran:
yo hace años conoci una muchacha de wulfen aca en chile al ver tu pagina me recorde muchisimo de ella como poder ubicarla nuevamente quizas tu novia sepa como su es marion steiner recuerdo que vivia calle zurich pero no se los dos numeros correspondientes . como dice lo expuesto son dignos de imitar mi nombre jorge moran vivo en chile y hace mucho que vi este lugar gracias a ti de gracias porque aquella persona que conoci en el año 96 marco en mi muchas cosas positivas para mi vida chao si tu novia es como aquella amiga te felicito
14 de marzo de 2008 a las 00:50.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja