14 de noviembre de 2003
Por qué escribo lineal
Porque es lo que conviene al lector. El estilo literario y periodístico ha de adaptarse a la recepción que han de hacer los lectores, y no al formato que le da soporte.

Para los que no estén informados, les pongo en antecedentes: por ahí hay algunos expertillos que achacan a mi novela Estructuras de Control una excesiva deuda con el papel. El motivo es que está pensada para una lectura "lineal" y que no aprovecha las "posibilidades expresivas" del hipertexto. Se aventuran también a sugerir una creación colectiva.

Mi novela fue escrita para lectura en papel. Pero cuando llegué al lector 40.000 (antes del asunto Letizia) me di cuenta de que, tratándose de buena literatura, a la gente le da igual una pantalla de ordenador que el papel.

Es cierto que mi tendencia natural es a ser directo y a utilizar párrafos breves, y que esa característica me ha sido útil en la Red. Pero puedo asegurar que una lectura no lineal, fragmentando la obra en varias páginas seleccionables con el ratón, hubiese sido perjudicial y hubiese hecho a mucha gente salir corriendo.

Una obra literaria tiene una lectura única. No hablo de interpretación, me estoy refiriendo al acto físico de leer. Una novela no tiene ni destacados ni entradillas ni ningún metatexto que lleve a lecturas diagonales. Esto no es un defecto, es la base misma de la experiencia artística: un "sírvase usted mismo" es lo menos artístico que puede haber. El lector necesita seguir al autor en el viaje que para él se ha preparado. No llega en busca de una dosis de información sino buscando una experiencia concreta, que ha de estar controlada en todo momento por el escritor.

Las lecturas no lineales ya se ensayaron con los vanguardistas y no funcionaron (como nada de lo que ensayaron los vanguardistas). La novela rechaza incluso las notas al pie o cualquier comentario que evada al lector de esa pasividad que necesita para disfrutar de la obra.

La "literatura videojuego", que es lo que parece estar en la cabeza de algunos críticos, no funciona porque no gusta a los lectores. El hecho de que técnicamente sea posible hacer algunos juegos conceptuales no quiere decir que sean adecuados porque es el receptor de la obra quien tiene la última palabra.

Si has leído hasta aquí ya me conformo. Ahora voy a profundizar un poco:

Los enlaces no funcionan en novela. Molestar a un lector con un enlace en medio de una obra literaria es un error canallesco. Es como despertar a alguien en medio de un sueño agradable. En mi opinión, los enlaces son como esos odiosos juegos metaliterarios en los que el autor se empeña en recordar que lo que se está leyendo es literatura y no realidad. Se expulsa al lector fuera de la ficción y se lo hace volver continuamente a la dura realidad.

Pero las creaciones colectivas tampoco funcionan. Se han ensayado desde muy antiguo. Lo más parecido a la creación colectiva son las obras de transmisión oral, en las que cada recitador iba modificando el relato a su gusto en una suerte de open source de la chapuza. La composición a varias manos ha repugnado desde siempre a los artistas.

Otra vez aquí se cae en el error de identificar lo "posible" gracias a la tecnología con lo "adecuado". No tienen que ver una cosa con la otra. Nielsen se desesperó cuando hablaba del diseño web repitiendo que no por saber hacer algo hay que hacerlo para demostrar que se sabe.

Es posible gracias a las tecnologías la creación colectiva (léase Wiki), pero no interesa. El lector entiende la literatura como un acto comunicativo de persona a persona. Las editoriales lo saben y evitan dar el nombre incluso del corrector, y se prestan a dar el del traductor de mala gana. Los libros generalmente se compran por empatía con el autor. Una novela en la que no se sabe quién es el que realmente está escribiendo a mí no me interesa.

Siempre habrá tendencias colectivistas, pero la novela las rechaza porque como género es hija del individualismo burgués, y las vanguardias no han conseguido destruirla. Las novelas que hoy se leen son cada vez más tradicionales en su forma. Esto pienso que seguirá siendo así mientras la sociedad siga siendo como es. Un nuevo paradigma cultural dará un nuevo paradigma novelístico, pero ahora no es el caso.

Otro día hablaré de literatura. Hoy sólo he hablado de maquetación. Esa es la pena, que sigamos discutiendo de cuestiones sobre linealidad o no linealidad como vulgares maquetadores en lugar de hablar de literatura.

15:49:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja