2 de abril de 2003
Las miserias de la publicidad II
No me había olvidado de esa lucha que tengo contra la publicidad desde hace tiempo.

Pongamos el ejemplo de los periódicos. Ya no se publica publicidad en los lugares al efecto. Eso es una excusa para engañar al lector. La publicidad va dentro de la información, y luego se paga poniendo esos recuadros que todos creemos que son la publicidad, para que el periódico pueda justificar esos ingresos y todo sea legal, sin tener que admitir que se ha vendido la información.

No quedan directores comerciales que sean tan idiotas como para ir a soltarle la publicidad a un periódico sin pedirle un reportajito, una noticita, esta notita de prensa que tenemos aquí, este evento que seguro que interesa a tus lectores, y cuando no es un especial entero sobre las maravillas de los productos que vende (por ejemplo, coches).

En esa línea van también los periódicos gratuitos, que no tienen nada ya de información seria y son totalmente publicidad. Creo que, aunque pierden un poco de calidad, ganan algo en sinceridad, porque nadie en su sano juicio creo que lea eso pensando que es "independiente".

Es cierto que los tres o cuatro periódicos más grandes todavía escapan a esas manipulaciones, aunque sólo en parte. Sobre todo porque el tema del que tratan es político y la publicidad la ponen las empresas. Los periódicos económicos, por más lustre culto que se quieran dar, son los más mamones de todos. Sólo hay que mirar la información de coches y de Telefónica o El Corte Inglés, que son los que más anuncios ponen, y ver cómo las noticias buenas van a página completa, y las malas en pequeños breves o a veces ni eso.

Pero aquí pasa una cosa: por su propia definición la información quiere ser libre, y si los periódicos la amordazan para poder sobrevivir a base de publicidad (si fueran buenos vivirían de su información) encontrará su propio camino por otros medios y barrerá del mapa a ese atajo de subnormales que ha entrado en la prensa escrita para enriquecerse y que la ha pervertido hasta niveles que muchos aún no pueden imaginar.

16:28:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja