11 de diciembre de 2002
La desmembración de Piensa en Red
Piensa en Red ha saltado por los aires y han salido desperdigadas varias empresas de sus antiguos miembros. José Julio Ruiz, Marcos Casillas y Sandra Ardila están en Gelioss, donde siguen haciendo más o menos lo mismo, no sé si con éxito o no. Jorge Otero está otra vez en Oviedo y ha fundado Independientix, donde hace también lo mismo que en PiensaSolutions, apenas sin márgenes y sin atención telefónica. David de Ugarte y su novia están en Las Indias, con unos servicios también parecidos a su anterior actividad. Y, por último, Arcadina, su antigua distribuidora en exclusiva para la Comunidad Valenciana, ha seguido trabajando en la misma línea y ha conseguido últimamente el Premio Bancaja a Jóvenes Emprendedores en la parte de Tecnología. No han acabado muy bien con David de Ugarte tampoco.

Tal vez lo bueno de esto sea que aquel conglomerado heterogéneo que era Piensa en Red se ha convertido en varias empresas, cada una con un servicio muy claro (en el caso de Las Indias sigue habiendo una suerte de mezcolanza que ya es connatural al carácter de David).

El ocaso de De Ugarte lo convierte en el último gurú. Resistió mucho más que los demás, sobre todo por su impresionante capacidad comercial y su agilidad en la gestión, pero ha acabado mordiendo el polvo como tantos otros, en mi opinión por su concepción anticuada de la web, mezclando lo gratuito y lo de pago, y mezclando también la vida personal con la profesional. No supo tampoco contener los gastos, los salarios se le desbocaron, y cuando eso ocurre lo único que se puede hacer para sanear una empresa es echar gente (esto me lo explicó mi jefe, un empresario con experiencia: cuando alguien se ha acostumbrado a vivir con un millón al mes no puedes recortarle el 50% el salario porque o se queda sin poder pagar los créditos o se desmotiva). De Ugarte fue echando a los mejores. Se le fue Otero, se le fue el otro informático, y finalmente se le fueron yendo todos los demás. No sé qué habrá sido de su piso en la Glorieta de Bilbao, pero era otro gasto desmesurado para el poco servicio que hacía (una empresa de internet no necesita estar en el centro de Madrid).

En todo caso, De Ugarte está tocado pero no hundido, su barco ha naufragado, pero su cabeza seguro que va bullendo con nuevos proyectos. Los que montó inmediatamente después, como la Fundación o la Asociación o no sé qué no me interesaron porque la única organización en la que estoy interesado es una empresa. Si me hubiera pedido esos 30 euros que me pidió para financiar una empresa, los hubiera dado, pero para financiar una asociación, sin retorno posible, no me interesó. Las campañas contra Gallardón están bien, y salieron en Wired, pero están muy vistas. Eso en el año 95 era noticia. A finales de 2002 es una simple anécdota. Además, no deja de ser paradójico que el gran defensor de los dispositivos inalámbricos libres y baratos se haya convertido en el salvador de los cibercafés madrileños, unos centros más propios de los usureros del siglo XIX que de una sociedad avanzada. Los precios de los cibercafés son abusivos y sus clientes son pobres diablos que no pueden comprarse un ordenador.

Tendremos que esperar para ver por dónde sale De Ugarte. Yo, por mi parte, una vez visto el fiasco de la Nueva Economía, estoy cada vez más interesado en la prensa escrita y en las empresas de tipo más tradicional. Ese es el tipo de emprendedor que ahora hay que vender, el joven que mete la cabeza en negocios tradicionales con una concepción nueva pero que funciona en el acto.

16:48:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja