1 de octubre de 2002
Emergia.net
En uno de mis paseos ocasionales por el barrio de la pijería webera me he encontrado una oferta de trabajo de los amigos de Emergia.net que ya hace más de año y medio que lanzaron, pero que tiene fecha de marzo de 2002. En su página web todavía la tienen publicada.

A esta oferta me apunté yo, hará algo así como un año y siete meses, y me llamaron para una entrevista. Emergia trabaja en un despacho del Centro Europeo de Empresas Innovadoras, con una subvención de la Generalitat por ser "empresa innovadora".

Allí me sometieron a varias preguntas, algunas personales, como "cuál es la peor decisión que has tenido que tomar en tu vida", en plan entrevista de trabajo de esas modernas. Los tíos se tomaron su tiempo para pensárselo, algo así como dos meses, y luego les llamé para decirles qué pasaba. Me contestó Juan Such, que figura en la web como presidente, pero es profesor en la Universidad de Valencia y no debería de trabajar allí (los otros componentes de la empresa son el supuesto gerente, Miguel Arias, un tío que estaba de contable en una empresita cuando lo llamó Such para pillar las subvenciones por joven empresario, un maquetador muy leído en Nielsen que se llama Esteban, y una secretaria también supuestamente leída en Nielsen. Todos figuran como "consultores" en la web).

Lo que Such me dijo es que fuese leyendo a Nielsen, y me recomendó su libro en inglés, porque la traducción era muy mala. Me lo compré en Inglaterra, a un precio no precisamente barato, y me puse a estudiar. En ese tiempo me llamaron también de otro sitio para profesor y dije que no, porque Such me había prometido que la incorporación era segura y que no tenía más que esperar unas semanas.

Pero, a pesar de haber empezado a formarme y de haber rechazado otra oferta de trabajo, el tío seguía sin llamarme. Pasados unos cuantos meses más me harté y me busqué otro trabajo. Pero aún así el tío me llamaba diciendo que la cosa iba viento en popa, que la incorporación estaba al caer, que me comprara las gafas de sol por el brillante futuro que me esperaba. Me invitaron incluso a un seminario que organizaban, donde no hacían más que repetir el manual de Nielsen cobrando unas 80.000 pelas por ello.

En aquel momento me pareció que no tenían ningún futuro. Me hablaban de consultoría en lugar de "empresa que hace páginas web", cuando precisamente el mercado de la consultoría era lo que estaba en caída libre. El seminario era un evidente timo. No daba tiempo a nada más que hablar un ratillo, meter unas cuantas diapositivas y entregar unas fotocopias de "material original realizado especialmente para el curso" que, como digo, son plagios de la web de Nielsen.

Such seguía con sus contactos periódicos conmigo, incluso me sugería que aprendiese XML, que eso se iba a desarrollar mucho, y que aprendiese también programación en ASP, que era lo que estaban utilizando ellos (todavía no sabían hacer páginas dinámicas, estaban actualizando un sitio con un foro muy activo a base de Dreamweaver y un ratón turbo).

Después de eso, una vez que yo había empezado en otro periódico, le hice una entrevista a Such sobre la usabilidad y me enteré de que el único especialista en usabilidad de la empresa, Armando Fidalgo, había echado a correr, seguramente cansado de no cobrar.

Emergia, con su nombre copiado de esa filial de Telefónica que está haciendo un cable submarino (¿habéis probado qué sale con Emergia.com?), no había ni tan siquiera desarrollado un portalito que se tuviera en pie, ni tan siquiera habían llevado a cabo ningún proyecto serio. Todas sus ideas se limitaban a repetir como loros el libro de Nielsen y a ir agonizando mientras sobrevivían de sus increíbles seminarios para directivos.

Cuando me encontré con De Ugarte en Madrid me explicó los problemas de ese modelo de negocio, y vi que ellos dejaban de ofrecer ese servicio para demostrar sus cualidades in situ, desarrollando cosas usables, y no haciendo consultoría. Hay demasiados consultores ya y demasiado pocos clientes.

Pero hay algunos que no se cansan y ahí siguen. Van a quedar como los últimos de Filipinas. Eso sí, si alguien está pensando en apuntarse a alguna de sus ofertas de trabajo, que recuerde lo que me pasó a mí y que huya. Una oferta de trabajo se hace con el contrato encima de la mesa, y no con ofertas publicadas durante años sin incorporar a ninguna persona y haciendo entrevistas aquí y allá. Queda muy bien publicar ofertas en la web y en otros sitios, para parecer que se está creciendo, pero es una práctica deshonesta publicarlas para no incorporar a nadie. Y más en una empresa que presume en su página web de honestidad.

No me han demostrado ninguna honestidad los de Emergia.net, y sí mucha fantasmería y muy poco conocimiento de lo que realmente se mueve en la Red.

17:11:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja