27 de agosto de 2002
Los grandes periódicos en internet
Una de las cosas que más me han sorprendido en internet es el empeño de los diarios en volcar sus contenidos en la web. No solamente los ceden gratis, sino que ven cómo sus ediciones impresas venden cada vez menos, al tiempo que sus páginas web aumentan las visitas, y no hacen nada por evitarlo.

Una vez Sánchez Dragó les hizo la misma pregunta en el programa que tiene en la televisión valenciana a los directores de los diarios de Valencia, y la única respuesta que obtuvo fue: "entendemos que el futuro debe de ir por ahí". No saben ni tan siquiera para qué les puede servir un diario en internet si no pueden vivir de la publicidad, pero como suponen que el futuro va por internet, pues hay que estar en internet de todas formas.

Ahora me pregunto qué pasaría si sólo existieran los periódicos virtuales y, de repente, alguien inventara el papel y desarrollara una estructura distributiva como la que tienen. Automáticamente todos exclamarían: "¡el futuro! ¡Nos vamos a forrar!". Está claro que es increíble que alguien pueda escribir en una redacción a las doce de la noche en Madrid y al día siguiente ese texto estar publicado en papel en un kiosco de Valencia.

Poner a uno de los grandes diarios a competir con MTX, por ejemplo, que se hace sin un duro, es una completa temeridad. Si no les puedes cobrar a tus clientes, porque no te quieren dar la tarjeta de crédito, y no puedes sacar publicidad a buen precio (sobre todo porque las audiencias están atomizadas en internet), ¿qué te hace pensar que tu futuro pasa por la web?

La consecuencia más directa de internet en la prensa escrita no la veo en cuanto a formato sino en cuanto a contenidos. Cualquiera que conozca un poco el interior de los periódicos sabrá que hay un alto porcentaje de artículos que sirven para entrener a los tontos, que no aportan nada informativamente. También hay otros artículos que se hacen para quedar bien con alguien que ha insertado publicidad o está en disposición de hacerlo. Esto último es la única vía de supervivencia de los periódico pequeños.

Pero en internet ya hay entretenimiento para quien quiera matar el tiempo, aparte de que el lector medio de un diario es cada vez más inmune a la paja intrascendente. El periódico, para sobrevivir, tendrá que aportar mucho más que "cosas curiosas". Aunque a muchos periodistas les pese, las curiosidades ya no aportan valor añadido, como tampoco lo aporta la información en bruto, sin comentar.

Ahí veo yo la verdadera cuestión: internet compite con los periódicos, y los periódicos tienen que mutar para sobrevivir, no intentar adaptarse a internet, porque entonces dejan de ser periódicos.

Eso me recuerda un poco a lo que le pasó a la novela cuando apareció el cine. El éxito arrollador que tuvo aquella "mezcla de teatro y novela", como lo llamaron algunos, obligó a la novela cambiar sus fundamentos, y, de la mano de algunos grandes maestros (Joyce, Kafka, Baroja), aportó una nueva forma de mirar las cosas, a la que el cine no podía acceder. La decadencia de la novela no ha llegado por el cine (creo que cine y novela se ayuda mutuamente) sino por la absurda mercantilización de la figura de los escritores, que ha llevado a los negros y a los plagios que todos conocemos.

Lo que quiero decir es que los periódicos de papel, como tienen un día entero para pensar las cosas, no pueden ya volcar contenidos de las agencias según van saliendo, tienen que aportar comentarios de las noticias, elaborar un poco más los temas. Es necesario dar la clave de las noticias, y aportar también documentación adicional.

Este tipo de periodismo del que hablo es, por supuesto, mucho más difícil. Pero no hace falta sacar cien páginas todos los días. Con veinte páginas buenas creo que vale la pena pagar un euro.

17:22:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja