2 de marzo de 2002
Control emocional en las empresas
Hace tiempo que se viene popularizando un nuevo concepto de "líder" calzonazos, que parece que debería de aglutinar el talento a su alrededor a base de dar más pena que otra cosa. Y al mismo tiempo se habla de la vertiente emocional de las empresas.

La situación es clara: si eres el dueño de las emociones de tus empleados, eres el dueño de todos sus esfuerzos. La estrategia es evidente: cuanta más vinculación emocional se consiga de los empleados, más fuerza vamos a tener a la hora de negociar con ellos cosas como horas extra o sueldos bajos.

Ese nuevo "estilo femenino de dirección" del que se habla no esconde otra cosa que la más nueva tecnología del control: el establecimiento de vínculos en las empresas que van más allá de las relaciones económicas.

Este nuevo factor emocional viene a romper las antiguas tensiones estrictamente económicas. No sirven ya los antiguos mecanismos de presión, como las huelgas, si nos encontramos con empleados que dependen emocionalmente de sus empresas.

¿Nadie recuerda el famoso eslogan "nuestro principal capital es el capital humano"? Que quiere decir "esta gente es nuestra".

Las empresas evolucionan lentamente hacia centros sociales, donde además de trabajar se vive. Poco a poco, las esferas laboral y privada se van diluyendo.

En los países anglosajones, se utiliza el término "inteligencia emocional", que viene a decir el saber manejar a los demás sin que se den cuenta. En España no parecemos muy preocupados por la inteligencia emocional en las empresas, porque todo se arregla con cenas en grupo.

Al mismo tiempo que todo esto sucede, el paradigma empresarial se impone al resto de ámbitos de la sociedad. Las relaciones sexuales se establecen como intercambios comerciales, los matrimonios vienen a ser ni más ni menos que contratos, con sus obligaciones que pueden romperse de mutuo acuerdo.

¿Cómo será la empresa del futuro? ¿La familia y la empresa podrán fusionarse, adoptando cada una rasgos de la otra? No sería extraño de que en poco tiempo para tener hijos hubiera que fundar una S.L.

15:53:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja